Espacios

El Centro dispone de dos salas de trabajo amplias, dos despachos y una sala que acoge a niños y adultos en los momentos de espera.

Las salas de mayor amplitud las reservamos para el trabajo con niños a través del juego y el movimiento, pero también con adolescentes y adultos cuando el movimiento y la expresión son parte importante de su proceso. También son los espacios destinados a las formaciones y a las actividades en grupo.

Los despachos son espacios más íntimos, donde trabajamos normalmente de forma individual o en pareja en función de la consulta.

El espacio ha sido diseñado teniendo a los niños y las familias como protagonistas, principalmente contemplando la necesidad de movimiento de los niños y buscando que el espacio favorezca el juego como actividad y lenguaje natural del niño.

Es a través del juego y del movimiento, además de la palabra, donde se irán construyendo los puentes que nos permitan conocer el mundo interno del niño y acompañarle en sus procesos de crecimiento y desarrollo. Diseñamos el espacio de la mano de la arquitecta Mónica Martínez, que nos ha acompañado en este proceso de darle vida y personalidad a los diferentes espacios.

El equipamiento responde funcionalmente a las necesidades de movimiento, juego y también a las actividades de formación con adultos. Aporta elementos polivalentes y de carácter no-estructurado, y este material, con una diversidad de usos y sentidos posibles, permite que los espacios sean muy atractivos tanto para niños muy pequeños como para niños mayores, adolescentes y adultos.