Doa
Rodríguez
Bover

Licenciada en Psicología (UB).
Posgraduada en Lenguajes Expresivos para la Práctica Socioeducativa (Escuela de Comunicación y Expresión Carme Aymerich -UB).
Experta en Intervenciones Sistémicas (Escuela de Terapia Familiar del Hospital Santa Creu y Sant Pau).

 

Crecí en una finca apartada del pueblo, en contacto con la naturaleza. En un contexto silencioso y tranquilo, que permitía la exploración segura. Con unos padres de valores humanistas y abrazo dulce. Así fue el inicio de mi relación con la crianza respetuosa. Por supuesto, no fue todo idílico. Es la mezcla de sensibilidad, bondad, incomprensión, dolor y un espíritu insaciable por crecer, que me han empujado a investigar y profundizar en la comprensión de los procesos internos y relacionales del desarrollo.

Desde que tengo memoria me gusta estar con los más pequeños. Su manera de ser, auténtica, transparente, fuerte y frágil a la vez, me fascina.
A los 18 años, vine a Barcelona a estudiar psicología y a buscar también, un entorno más abierto, con más posibilidades para explorar.

En octubre de 2004, en el Foro Social por la Educación, conocí la XELL (Xarxa d’Educació Lliure) que en aquellos momentos se estaba gestando. Se trata de una asociación que se crea con dos objetivos, por un lado, ofrecer un espacio de encuentro para los interesados ​​en una mirada amorosa y respetuosa hacia la infancia y por otro, profundizar en los valores de la Educación Viva y difundirlos.
Ese día se convertiría en un punto de inflexión en mi vida. Comenzaba, sin saberlo, lo que se convertiría en mi camino profesional. En un principio, colaborando y participando de las actividades que organizábamos y poco a poco, trabajando con escuelas que se regían por esta mirada.
Durante aquella época me licencié en Psicología y realicé un Postgrado en Lenguajes Expresivos en la Práctica Socioeducativa en la Escuela Carmen Aymerich, reconocido por la UB.

Después de unos años en escuelas de Educación Viva, trabajé en la gestión y coordinación pedagógica de una de ellas. El momento en que asumí la responsabilidad era muy vulnerable, la mayoría de niños/as habían llegado a la edad de cambiar de centro y se quedaba casi sin familias. En un año, conseguimos revertir la situación rellenando todas las plazas y abriendo lista de espera.
Ejercía varios roles a la vez: gestora, coordinadora, educadora, acompañante de familias, formadora en Educación Libre o Viva, ponente de charlas y asesora de escuelas.
Fue una experiencia muy intensa, un gran reto que me empujó a aprender muchísimo tanto en el ámbito profesional como en el personal. Y que me llevó a tomarme un año y medio sabáticos, para viajar, descansar, vaciar y nutrirme de otras experiencias. Un tiempo necesario para recargar pilas y redirigirme profesionalmente.

Al volver, estudié el Programa de Formación Básica en Terapia Familiar Sistémica en la Escuela de Terapia Familiar del Hospital de Sant Creu y Sant Pau. Abrí consulta como terapeuta para familias, adultos/as y niños/as.
Asimismo creaba la formación: “Límites que liberan”, dirigida a familias y profesionales que quieren profundizar en la difícil tarea de poner límites con amor y respeto. Experiencia que me ha aportado nuevas comprensiones hacia el intríngulis que supone el desarrollo psicológico, cognitivo, corporal y emocional.
Actualmente trabajo como Coordinadora Pedagógica del Ciclo Inicial de Primaria de Espai Aigua y atiendo a familias y adultos/as en consulta privada.

Y con mucha ilusión y agradecimiento, entro a colaborar con el Equipo de SENDA dentro del área de formación …