Esther
Planas
Hortal

 

Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona (UB).
Master en Psicoterapia Integradora Humanista en el Instituto Erich Fromm.
Diploma de Estudios Avanzados (DEA) del Doctorado en Psiquiatría y Psicología Clínica, itinerario de Psicología Clínica e Intervenciones Psicológicas. Universidad Autónoma de Bellaterra (UAB).
Certificado de Aptitud Pedagógica en el Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad de Barcelona (UB).
Formación en diferentes cursos de línea Sistémica y Terapia Estratégica Breve.
Formada en Teatro Terapéutico, Teatro Social y del Oprimido, Movimiento Auténtico, Expresión Corporal y fotoperiodismo.

Nací en Barcelona pero viví buena parte de mi infancia en Berga, una ciudad pequeña que me aportó la posibilidad de crecer en un espacio de libertad y en contacto con la naturaleza. Al crecer sentía que se me hacía pequeño, mi talante curioso y activo deseaba nuevas experiencias y decidí estudiar psicología, volviendo de nuevo a Barcelona. Aterrizar en la capital me abrió un mundo de posibilidades. Aparte de estudiar psicología, empecé a probar y desarrollar con más profundidad mi vertiente artística. Es este proceso que inicié hace 18 años el que me ha llevado a ser quien soy ahora, integrando en la psicología las artes aplicadas.

Desde el inicio de la carrera colaboré en diferentes espacios de ocio, el contacto con niños y familias me enriquece. También asistí a las clases regulares de teatro, que me dieron herramientas e ideas para aplicar en colonias y escuelas de verano. Sobre el final de la carrera me surgió la posibilidad de entrar a participar en un estudio que se llevaba a cabo en el Hospital Clínico con pacientes ingresados ​​en la Unidad de Agudos de Psiquiatría. Aquella experiencia fue impactante para mí: escuchar ideas psicóticas que desintegran la persona, sentir el dolor y el vacío al que lleva la depresión … a partir de esa experiencia quise profundizar en la clínica e inicié el Doctorado en Psicología Clínica para adentrarme en el mundo terapéutico. Aquellos años estuve haciendo mi trabajo de investigación en el Hospital Universitario Valle de Hebrón, donde formaba parte del equipo de Estrés Postraumático del Servicio de Psiquiatría. Mi tesina se centraba en explorar los procesos de dolor y angustia de los pacientes y de sus familiares ingresados ​​en la Unidad de Grandes Quemados.

Pero significó mucho más que eso ya que allí tuve contacto con referentes importantes para mí que me regalaron otras miradas, la Terapia Sistémica, la Terapia Breve Estratégica, la Gestalt y la Terapia Existencial. Fueron unos años de recibir y participar en muchísimas formaciones y congresos, escribir artículos, encontrarnos el grupo de psicólogos para compartir conversaciones que nos hacían disfrutar y al mismo tiempo viajar por el mundo y seguir explorando mis inquietudes artísticas. En ese momento inicié la formación de dos años en Teatro Terapéutico. Y fue el contacto de aquel momento con todas estas experiencias de diferentes enfoques humanistas y sistémicos, lo que me llevó a hacer el Master en Psicoterapia Humanista Integradora. Para mí este fue un punto clave en mi trayectoria, había descubierto el estilo con el que realmente me sentía más cómoda y a gusto trabajando.

Y esta nueva mirada me llevó a enfocarme de nuevo en el mundo educativo y no sólo terapéutico. A lo largo de 10 años coordiné el Equipo Psicopedagógico de la Escuela Grèvol, impulsando la construcción y consolidación de diferentes propuestas y proyectos en torno a la diversidad y al crecimiento integral de los niños y adolescentes. Mi foco de trabajo principal era el asesoramiento a maestros, el acompañamiento a los alumnos y a sus familias, la intervención en procesos de mediación y la gestión de grupos a partir de dinámicas vivenciales integradas en los planes de acción tutorial para sensibilizar o atender temas diversos como el acoso, la presión de grupo, la sexualidad, la afectividad, la pérdida y muerte, resolución de conflictos, la autorregulación, los rumores y prejuicios … Tuve también la oportunidad de trabajar como maestra. Experimentarlo me ha acercado a la realidad práctica y me ayuda a orientar a los equipos docentes, con un enfoque orientado al desarrollo profesional a fin de optimizar su función pedagógica y su lugar como referentes educativos. A la vez me ha impulsado a reinventar e innovar generando espacios de crecimiento profesional, potenciando espacios de formación entre profesionales e impulsar nuevos proyectos de educación emocional. Trabajo desde una mirada holística y creativa, desde el vínculo humano para fomentar la mejora en la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje, el bienestar de los alumnos en su vida escolar, la gestión asertiva del conflicto y la generación de espacios que permitan el desarrollo de la esencia de cada alumno.

Y junto con la actividad profesional en la escuela y la práctica clínica privada, he tenido el placer de ser madre de dos niñas que me llenan de amor y que cada día me hacen crecer y reinventarme. La experiencia de la maternidad ha sido también un punto de inflexión en mi vida y mi hacer profesional. Ser madre me lleva a contactar con aspectos muy agradables como el vínculo y afecto incondicional, así como con otros difíciles de transitar como las preocupaciones y los miedos. De ahí que aún toma más sentido para mí la intervención familiar, el niño crece con su esencia nutriéndose a partir de lo que los referentes principales le devolvemos.

Poco a poco, fue naciendo en mí la necesidad de amplitud y apertura, las ganas de coger una mayor perspectiva de campo, la ilusión de crear nuevos proyectos artísticos-emocionales y de seguir con el acompañamiento terapéutico y el asesoramiento y formación a educadores y educadoras.

Ahora me dedico al acompañamiento de procesos individuales y colectivos. Participo en el diseño, planificación y docencia de formaciones para maestros y educadores en torno a temáticas de acompañamiento emocional del alumno, trabajo sistémico escuela-familia y trabajo de equipo. A la vez colaboro con Art & Coop, realizando proyectos artísticos de teatro-danza que llevamos a cabo en escuelas e institutos con el objetivo de facilitar la convivencia y el empoderamiento personal de niños y adolescentes.

En resumen, disfruto con el contacto con las personas, pequeñas y grandes. De ahí nace mi trayectoria en este “acompañar” y se desprende mi deseo de aprender y nutrirme del contacto con los demás y la ilusión por compartir herramientas y miradas que nos ayudan a despertar, a llenar de significados y a vivir plenamente conscientes.