Maixa
Solà
Sànchez

Psicología (UAB)
Máster en Psicología Social (UAB)
Terapia Gestalt (Espai Lúdic. Escola Gestalt de Catalunya)
Máster en Sistémica Familiar. Perspectiva Integradora. (UdG i IESP)
Terapia de Juego (Play Therapy UK, Joaquín Blix).
Constelaciones familiares, sistémica y uso del campo fenomenológico. (Espai Lúdic. Escola Gestalt de Catalunya)

Mi recorrido hacia la terapia desde una perspectiva humanista y principalmente basada en el acompañamiento respetuoso empezó precisamente con mi proceso personal. Es decir, yendo a terapia.

Recorrer este camino me ayudó a ir esclareciendo, a paso lento pero firme, cual quería que fuera mi horizonte: ser terapeuta. Así que durante 3 años cursé la formación de Terapia Gestalt, formación que supuso un antes y un después en mi forma de acompañar.

Maixa Solà Sànchez

Paralelamente, desde hace 10 años he trabajado acompañado a niños/as y familias en situación de vulnerabilidad social des del trabajo socioeducativo. A raíz de esta experiencia, he podido observar la importancia del acompañamiento a través de vínculo respetuoso y del juego, así como el impacto que tienen las figuras adultas de referencia en su desarrollo.

Siento el juego como la principal forma que tienen los niños y niñas para expresarse y relacionarse consigo mismos y con el mundo. Todo lo que está en su interior, lo llevan al mundo a través del juego y, acompañarlos justo en este momento es clave para el trabajo terapéutico. Además, las personas nos construimos en el mundo tal y como sentimos que este mundo se relaciona con nosotros. En un niño o niña esta relación parte principalmente de sus figuras paternas, maternas y/o de referencia. Es decir, su sistema familiar.

La ilusión para trabajar mejor y la curiosidad para comprender, me llevó entonces a realizar dos formaciones en paralelo: Máster en Terapia Familiar Sistémica por un lado y Terapia de Juego, por el otro. Durante este periodo empecé también a ejercer como terapeuta. Actualmente desarrollo mi actividad profesional en Damara y en Senda.

Mi pasión por la infancia, la comprensión de la importancia de poder ejercer un juego espontáneo y libre de juicios en esa etapa junto con mi confianza en los procesos terapéuticos, hacen de la terapia de juego, mi principal herramienta de trabajo.

En esencia, entiendo la relación terapéutica como un camino de transformación, un acompañamiento que permite el crecimiento del autoapoyo y de un desarrollo integral y saludable de las personas.