Tania
Rojo

Me siento feliz con el trabajo que elijo, me ensancha el corazón, da alegría a mi alma, aprendo, me nutro y crezco cada día.
Hace ahora 20 años que empecé a trabajar con niñ@s. La verdad es que han sido siempre mi pasión y yo la suya (allá donde fuere las criaturas se acercaban a mi para jugar). Empecé trabajando en educación en el tiempo libre, como monitora en casas de colonias, ludotecas, comedores escolares… con el tiempo estuve coordinando estos espacios, así pues ocupándome de l@s adult@s que cuidaban de l@s niñ@s.
En ese momento se me empezó a hacer evidente que la manera en que tratábamos a las criaturas, en estos espacios, no acababa de gustarme, veía que bajo mi punto de vista, estar con ell@s no era sólo que lo pasaran bien, sino que empezó a ocuparme, de qué manera hacíamos eso. Cómo l@s acompañábamos. Ahí descubrí la Educación libre y me formé en La Caseta, esta formación sació mi sed de una forma de estar, más acorde a cómo yo sentía que quería estar con l@s niñ@s.

Los 28 fueron unos años decisivo lleno de cambios, en el que viví una explosión de intereses por aprendizajes distintos y complementarios.
También entonces retomé la carrera de Psicología que dejaría a medias tras la muerte de mi padre. Mi propia biografía, lo humano, el interés por la relación de ayuda (o como ahora lo diría de apoyo y confrotación), el universo que habita nuestro interior y el entendimiento de éste, me llevaron a escoger esta carrera que empecé a los 18 en la UdG y terminé a los 30 en la UOC. Dándome la posibilidad a una comprensión distinta con la madurez de los 30.

Y también en este momento, empecé mi proceso de formación SAT con el Dr. Claudio Naranjo (a quién considero mi Maestro), fue un camino de autodescubrimiento que me permitió poner mucha más consciencia a cómo era mi estar en la vida y por ende mi estar con los niñ@s. A reconocer cuales eran mis patrones caracteriales de funcionamiento, patrones automáticos que me sirvieron mucho en el pasado pero que ahora ya me alejaban de la libertad de escoger cómo actuar, sentir, pensar y en lo profundo, ser.

Paralelamente empecé mi proceso de formación en Terapia Gestalt con Albert Rams y Cristina Nadal dónde aprendí junto con la terapia que recibí de Laura Pont a quererme más, a aceptarme con todo, de forma más integrada, a poder ver y querer aquellas partes de mí que anteriormente odiaba o ni siquiera podía reconocer. Aprendí también mucho sobre actitud y presencia, sobre esa manera de estar en la que habitándome y escuchándome, puedo estar en la escucha y el acompañamiento del otro. Y de como esta calidad de presencia, sana.

Finalmente me he formado en Gestalt Infantil en el Post-grado que Laura Pont coordina, aprendiendo las sutilezas y peculiaridades de la terapia con niñ@s y en lo personal añadiendo dosis de disfrute y juego a mi estar presente en el acompañamiento. Post-grado que más tarde tutoricé en Tarragona.
En estos últimos 10 años he estado trabajando como acompañante en Quart Creixent y la Arbreda Creixent, ambos espacios de Educación libre. Mi deseo de acompañar en el mundo de la educación respetuosa evolucionó hacia las ganas de cuidar y dar al cuidador/a. Así pues empecé a ofrecer talleres dirigidos a madres, padres y acompañantes en Menorca, Sant Cugat y Vallgorguina. Más adelante nació “Em veig, et veig” como un proceso más completo, formación que realizamos en Quart Creixent y en Mallorca en el 2013-2014. También acompaño espacios de Educación libre a través de talleres formativos, supervisiones de equipos pedagógicos y facilitación de asambleas emocionales.

Me he acercado a la Fundación Claudio Naranjo, dónde he colaborado durante años en el área de educación, ya sea en los Encuentros de educador@s, como en los Encuentros de Famílias como en el comité de educación de BCN. Sintiendo en ello que todo lo aprendido con Claudio y mi bagaje en educación y terapia encontraban un lugar para ser puestas en práctica.

En el mundo terapéutico hace 9 años que ofrezco terapia en el Centro Kiona que dirige Laura Pont. Así como un grupo de supervisión quincenal para maestrxs y acompañantes. Con el paso de los años me he especializado en el acompañamiento emocional y vital de las criaturas de 0 a 7 años des de la mirada Gestáltica y Bioenergética.

Y recientemente, en 2018 fui madre de una hija, que siento (entre muchas otras cosas), me ayuda a integrar los conocimientos ya adquiridos de una forma más completa y real, permitiéndome una empatía distinta con las familias y las criaturas.